Sentimientos a flor de piel

Llevo bastante tiempo pensando en algo. No juzgo a nadie ni pretendo hacerlo. Pero simplemente quiero hacer una pequeña reflexión al aire. No quiero se mal interprete todo lo que voy a exponer aquí.

Desde que empezó el covid-19, me siento mas pensativa de lo normal. Tan pensativa que me hace hacer valoraciones importantes en mi vida y en lo que tengo alrededor. Con esto no quiere decir que no esté agradecida a lo que tengo y a lo que realmente soy.

Pero ahora mismo a día de hoy, me siento un poco abandonada y olvidada por los seres de mí familia. Con ello no quiere decir que yo no me acuerde de ellos y no los llames, que debería de llamarlos mas puede ser. Pero, a lo que me refiero que en la situación que actualmente me encuentro mis seres queridos en este caso mi familia, en ningún momento me han brindado su ayuda. Os preguntareis, ¿si yo no lo he pedido? Si, pedirle ayuda sí que he pedido ayuda al respecto pero a mí se me ha negado. Que me ha sentado mal pues claro, pero con ello significa que he tenido que sobrevivir como he podido al respecto.

Que estén doloridas por algunas situaciones que en aquellos tiempos, que se produjeran  pues claro todo el mundo tiene el derecho de sentirse mal al respecto. Pero también, no es justo juzgar a alguien sin conocerlo apenas y de etiquetar a una persona sin serlo. Porque si nos pusiéramos en el lugar de la persona que tienes enfrente, podrías imaginar todo el dolor que podrías hacer.  Después de unos cuantos años eso se solucionó más o menos, pero el tema de ayudar a una persona que está lejos de su familia y que no reciba nada. Y sobre todo que cada vez que te pones en contacto con ella le reproches las cosas, pues haces que llame lo menos posible.

Por eso mismo, actualmente, estoy con ese sentimiento de abandono. Que nadie puede llegar a entender lo que puedes llegar a sentir. Se me llenan los ojos de lágrimas de la pena tan grande que me entra porque yo si estuviera en la otra postura sí que daría toda mi ayuda con los ojos cerrados.  Me siento tan mal, que  no tengo ningún tipo de consuelo y no podría consolar nunca esa pena tan grande que tengo.

Algún día, tendré mi propia familia, pero yo nunca dejare a mi familia abandonada. Y el día que tenga las fuerzas suficientes, expresare cara a cara todos estos sentimientos que tengo a flor de piel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s