Hoy estoy de nuevo frente al ordenador. Hoy me he levantado energética. Me pongo más tarde de lo que debería de haberme puesto. Tenía que haberme puesto nada más levantarme pero, tenía cosas que hacer.

Como venía diciendo, me he levantado energética. Me he ido a tomarme un cafecito a una cafetería transitada en el municipio donde vivo. He estado observando a las personas que tenía a mí alrededor. Yo, he disfrutado de ese café en soledad como nunca he disfrutado antes.

Cuando ya he terminado ese sabroso café, me dispongo a dar un paseo por el mercado. En él, he encontrado un chollo. Un bolso que necesitaba para diario. Muy barato y parece que de buena calidad. He paseado entre la gente, se estaba poniendo bastante feo el cielo. Tenía pinta de ponerse a llover. Pero, he parado para hablar con una chica en una cafetería. Y como no, he vuelto a tomarme otro café pero esta vez descafeinado no  vaya a ser que me pusiera un poco nerviosa de lo normal. En la cafetería esta segunda, me he puesto hablar con la camarera y dueña del  establecimiento. Esta conversación ha sido bastante profunda.

Una conversación en la que quizás nunca me había abierto con nadie más y me ha hecho reflexionar al máximo. Esta chica, la camarera,  le dice a una de las clientas un tipo de queja sobre que el tiempo pasa muy rápido y son sabemos disfrutar de las personas que tenemos cerca. En este caso, le he dicho, a ver no es una queja lo que acabas de decir. Es una reflexión y a la vez queja. Es una reflexión en la que el tiempo pasa muy rápido, para todo el mundo. No solamente pasa el tiempo para los niños pequeños sino, para todo el mundo. Las personas que tienen hijos pequeños, lo notan muy rápido. Tan rápido que a veces se dan cuenta de que no han pasado el tiempo suficiente con ellos. En este caso, le he estado comentando mi historia. Una historia que para muchos es normal. En mi caso es normal por tema laboral del padre o de la madre. Yo nací en una familia en la que mi padre por suerte o por desgracia vivía a 500 km de mí. Yo veía a mi padre cada fin de semana o cada 15 días si ese fin de semana le tocaba trabajar.  Sí, he tenido a mi padre siempre ahí pero cuando yo lo he necesitado para algo en concreto mi padre no estaba. A lo mejor en un momento de un abrazo o de un momento de confesión en la que él podía haberme dado un consejo como padre y amigo.

No le reprocho nada, porque al fin y al cabo, él ha estado trabajando para darme una estabilidad y que a mí no me faltara nada. Pero en alguna ocasión he necesitado esa pequeña presencia que cualquier niño puede tener en su casa.

Eso es lo que al fin y al cabo, esta chica es lo que dice, yo estoy trabajando para darle esa estabilidad a mi hija. Cuando ella este en esa edad de adolescencia, con sus más y sus menos siempre va a tener a sus padres como referentes. Aunque sus padres se hayan matado a trabajar para darle una vida mejor a sus hijos.

Ahora mismo, después de esta conversación en la que he tenido con esta chica tan agradable. Me doy más cuenta que nunca que debemos de pasar más tiempo con la familia. Valorar cada momento que tenemos con los abuelos, tíos, hermanos padres…. Con toda la familia, en general. Porque el día de mañana nosotros formaremos nuestra familia y nos daremos cuenta del poco tiempo que hemos pasado con nuestros familiares.

También debemos de pasar tiempo con nuestras amistades. Unas amistades que sean sinceras. En la que siempre estemos en lo bueno y en lo malo. Que aunque estemos en la distancia siempre haya una comunicación. Que nos digamos las cosas con respeto. Que aunque nos duela sabemos que es una realidad vista desde otra perspectiva.

Como habéis visto, me he sentido energética y muy profunda. Ha merecido la pena encontrarme en un día que ha merecido la pena al 100%. Porque luego a la hora de sentarme aquí delante de un ordenador a plasmar de cómo me siento, mi positividad y negatividad. Pues merece la pena a veces escribir en un momento en el que necesitas soltar todo lo que sientes.

Después de ponerme el temporizador de media hora, que todavía no ha sonado y no tardara en sonar. Tengo que decir que al llevar un ratito escribiendo estas líneas. Me siento bastante bien. No me arrepiento nada el expresar mis sentimientos un rato al día. Merece la pena sentarte delante de un ordenador o de un cuaderno y escribir cómo te sientes en un momento del día. Habrá días que no necesitaras escribir muchas cosas pero habrán días que necesitaras dos hojas e incluso algo más. Puedes estar media hora  o puedes estar  dos horas desahogando la mente y el corazón. Y como dije en alguna ocasion, que habrá días que necesitaras escribir por la mañana y  por la noche. No lo descartes nunca el poder escribir en otro rato si es que necesitas esa necesidad de desahogo.  Porque el mejor psicólogo que puede haber en el mundo es uno mismo. Con esto no quiero decir que, si necesitas ir a un especialista tienes que ir . Pero, que si puedes realizar esto mientras tanto no lo dejes atrás. Hazlo y verás cómo te sientes mejor.

Bueno, creo que ya es hora, que por hoy ya he tenido la oportunidad y la satisfacción de haber escrito una experiencia positiva en esta nueva aventura a la que me adentro. Si, digo aventura, porque nunca me he imaginado escribir tanto. Creo que la positividad del dejar la mente en marcha y plasmarlo en unas palabras. Es lo Mejor que puede hacer el ser humano ante tanta cosa que puede haber por ahí.

LA mayoría de las personas tienen un ordenador en casa y sabe manejarlo, pero las personas que no lo tengan pueden acceder a un cuaderno y un boli, dedicarle un tiempo a escribir lo mismo que hago yo. Si puede ser que la gente diga o piense, que no es un adolescente para hacer un diario. Esto se pude considerar un diario, pero no sabes lo beneficioso que puede llegar a ser el poder expresar tus sentimientos a ti mismo o quizás en un fututo a otras personas si llegas a publicar este documento.

Ahora sí que sí, es hora de irse a realizar otras actividades. Desconectar el ordenador, ponerte al día con las notificaciones del móvil, que hoy han sido aplazadas para mas tarde.

Un saludo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s