Estoy en este mes de agosto muy sensible, más sensible de lo normal. Cuando en verdad tengo más ganas de llorar de lo normal.  Me acuerdo de esas personas que no están junto a nosotros ya. Pero en nuestro corazón siempre tenemos un huevo para esas personas que nos hicieron tanto bien.

La verdad es que hoy, me he acordado en especial de mi bisabuela, la única a la que conocí (La madre de mi abuelo paterno). Mujer como ella, no he conocido en la vida, también me dicen que soy de las que más les parezco yo en el sentido de la fortaleza y algo físicamente.  También me he acordado de mi abuelo materno, una persona que vivió en sus carnes la guerra civil española, muy joven. Unos valores y unos principios sinceros que pocas personas las tienen a día de hoy. Mi padrino, hermano de mi abuelo materno, un corazón lleno de amor y sabiduría. Que con su humildad y saber estar, me inculco cosas que nadie lo había echo antes.  Luego a una mujer que cuide, que se me puso en mi camino, esta mujer me enseño que aunque tuviera falta de cariño siempre había que dar cariño y amor a los demás aunque los demás no te lo dieran a ti.

Son personas que han sido unos pilares fuertes en mi vida.

Actualmente, tengo un tío que está un poco fastidiado en el hospital. Le pido al señor y a la Virgen de los Desamparados que salga todo perfecto y que no le pase nada más. Porque en este 2019 ha sido bastante complicado para él.

Momentos antes de escribir estas palabras, he estado escuchando musica en la que me ha recordado a estas personas y he tenido la necesidad de escribir todo esto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s